Principios de actuación en la reparación con aseguradoras

Fecha de publicación: 10/06/2010

DIFERENCIAS DE CRITERIO DE PERITACION

Cada dia en las Asociaciones de reparadores de automóviles de toda España, al menos en las que forman parte de CETRAA recogemos la queja de algún taller que no esta de acuerdo con la valoración de una reparación que le hace una aseguradora a través de una peritación

Entre cientos de reparaciones diarias, resulta perfectamente posible que existan diferencias de criterios entre dos profesionales (el perito y el taller) y por eso si se quiere superar la situación y evitar nuevas diferencias, ES ESENCIAL que consten por escrito las distintas opiniones porque al fin y al cabo, se trata de que el taller pueda justificar ante SU CLIENTE, que tiene razón, y las palabras como todos sabemos, se las lleva el viento.

Con esta experiencia la Comisión de Secretarios de la Confederación Española de Talleres, CETRAA después de estudiar ampliamente el tema ha concluido que el taller ha de tener en cuenta los siguientes principios.

Los criterios de la Comisión de Secretarios en los conflictos con las aseguradoras señalan:

1.- El taller ha de tener SIEMPRE su previa valoración de la reparación del siniestro, y en lo posible apoyarse en sistemas informáticos y de baremo para hacer constar su versión.

 

      El perito usa un sistema informático para determinar las reparaciones a hacer y su valor. Ese es el que le vale a la compañía y el que en caso de protesta del dueño del vehiculo, le sirve  para justificar su criterio técnico.

Si el taller no conoce ese sistema no puede hacer una critica objetiva ni del mismo ni de su resultado y queda condicionado por ese criterio y ni siquiera puede localizar, si las hay, las manipulaciones o interpretaciones discutibles de ese perito.

Cuando el taller hace SU propia valoración escrita, puede compararla con la del perito, y así localizar por ejemplo el caso que el perito haya suprimido el desmontaje de alguna pieza que ha de pintarse, o que no haya incluido una operación que resulta obligada según el manual del fabricante (que es el que ha de seguirse).

Es también el caso de que en el peritaje, o en el documento base aparezca un asterisco (*) al lado de una operación lo que significa que el perito ha cambiado el precio o el tiempo de una reparación, o si no aparece la referencia de la pieza a sustituir ¡ojo, pieza de calidad pobre¡

 

Eso significa que el perito no respeta las reglas de aplicación técnica de los baremos.

Especialmente grave es el caso de Centro Zaragoza y su supuesto baremo de pintado, que esta planteado, al parecer, para reducir el importe de valoración de daños, conscientemente, en las operaciones agrupadas de dos o mas piezas.

El ejemplo mas claro es el pintado de un vehiculo completo.

En resumen: Si el taller no tiene una valoración alternativa no puede demostrar nada y en la practica ha de conformarse con lo que le de el perito.  

 

Al menos en los casos de valoraciones de mas de 750€ es BASICO tener una valoración hecha por el taller con Audatex o GT Motive; el pequeño gasto compensa la certeza del coste de la reparación, porque no hay ningún taller que conozca de memoria las mas de 1000 de posibilidades de precios tiempos y precios de CADA AUTOMOVIL concreto. No es lo mismo el tiempo de un frontal de un Ibiza de 2004 que uno de 2007

¿Acaso sabe el taller qué tiempo tiene cada uno, y lo mismo según que modelo de Corsa o Fiesta, o de un Subaru por decir algo?  SIN BASE DE DATOS EL TALLER SE EQUIVOCA

 

2.- El taller NUNCA ha de firmar en blanco una hoja de valoración, ya que se compromete profesionalmente a aceptar criterios ajenos, no contrastados.

Si en la visita del perito este no deja su informe completo puede firmarse el impreso del perito con la indicación “a efectos de visita” para facilitar a ese profesional el cobro de sus honorarios, pero sin comprometer el criterio del taller a una valoración no determinada

 

      El importe de la valoración de los daños de un vehiculo que puedan ser indemnizados por una compañía o mutua ha de ser el resultado del contraste de dos profesionales (el taller que ha de garantizar su trabajo, y el perito que ha de definir qué es lo que la Cia indemniza)

      Legalmente habrían de actuar dos peritos pero como uno de ellos seria a cargo del usuario, se hace inviable por coste, y en la práctica es el taller quien va a valorar (no peritar)

      Si uno de los dos no hace constar por escrito su posición y su criterio, le cede al otro toda la autoridad para decidir, sin posible reclamación posterior, con un matiz: Si el perito es el que no firma nada la aseguradora no tiene obligación de pagar nada (salvo que intervenga un juzgado). Si el taller no hace constar su posición, se considera que está de acuerdo con lo que le diga el perito, y mas si pone el sello (con o sin firma) a la valoración o si recibe un fax o un correo electrónico, y no contesta nada se aplica el principio de quien calla otorga.  

 

3.- El taller NO DEBE iniciar una reparación que pretenda cobrar a una aseguradora sin tener copia escrita de la valoración del daño, y la confirmación de cobertura y compromiso de pago de la aseguradora.

      De no tener todo ello ha de AVISAR de la manera más formal posible al cliente para que asuma el pago de la reparación al finalizar la misma.

 

      Si el taller no toma esa precaución queda totalmente desprotegido (con el cuello al aire) ante la situación de que p.e. la aseguradora no acepte ninguna cobertura del siniestro

     Por las mismas razones que un taller puede tener graves dificultades de cobrar un trabajo que no pueda probar que se le ha encargado, también ese taller puede tener grave dificultad de cobrar a una aseguradora cualquier cantidad que no pueda demostrar que ha sido aceptada por una aseguradora, y esta quedará libre de pagar lo que le de la gana, o no pagarlo.

    Las leyes en España establecen que la obligación de pagar una reparación (ejecución de obra en un objeto) es el mismo propietario de ese objeto; es decir el dueño del vehiculo, y la Cia aseguradora es solamente un mandatario de ese dueño (art 1717 del C Civil) que por no al no ser la propietaria de ese objeto no tiene tal obligación.

     Mas a menudo de lo aceptable muchos peritos dejan de entregar su peritación hasta que el vehiculo ya ha salido del taller, y a partir de ahí el taller no tiene en la practica otra opción legal  que aceptar lo que diga la aseguradora o iniciar una reclamación directamente contra el cliente, lo que por muchas razones hay que tratar de evitar en lo posible.

SI EL TALLER NO TOMA PRECAUCIONES SI INTERVIENE UNA MUTUA O UNA ASEGURADORA ASUME RIESGOS QUE A VECES SON INSUPERABLES  

UNA HERRAMIENTA DE TRABAJO ESENCIAL DEL TALLER ACTUAL DE CHAPA PINTURA  ES EL ACCESO  A UN BANCO DE DATOS  AUDATEX O GT ESTIMATE.

EuroSurfas

EuroSurfas Aessia